febrero 6, 2023

FUTBOLVERDADERO

el futbol del patio de colegio

#Futbolverdadero :: ENTREVISTA A BORJA FERNANDEZ :»Es importantísimo tener un buen cuerpo técnico o ayudantes en quienes confías»

15 minutos de lectura
Tiempo de lectura: 13 minutos

Hoy tenemos el placer de hablar con un técnico que lleva muchos años en los banquillos y despachos de equipos de la margen derecha Bizkaina. Y es que a lo largo de su carrera ha pasado por las diferentes categorías del fútbol de categorías inferiores hasta la Regional pasando por algunos de los clubs más potentes de la cantera bizkaina como el Arenas de Getxo o el CD Getxo.

Entrenando desde benjamines hasta los mayores. Mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio, compaginando en algún momento con los despacho. Actual coordinador de la “Marca Getxo” en la que están englobados 5 de los clubs de este ayuntamiento, llevando la cantera de todos estos equipos. Un arduo trabajo el suyo día a día y que demuestra su compromiso con este fútbol y su gusto por su trabajo. Hoy podemos leer como Borja Fernández, que en esta entrevista nos desglosa su visión.

Vamos a conocerte un poco ¿Cuéntanos como empezaste a entrenar en las categorías inferiores?

Durante el final de la temporada 1999/2000, siendo yo jugador Cadete de último año en el Arenas Club de Getxo, me proponen entrenar de cara a la temporada siguiente, un segundo equipo Benjamín, que se iba a crear nuevo. Ya sentía curiosidad y una cierta llamada para ser entrenador gracias a los últimos entrenadores que tuve como jugador.

Tras 6 años en las categorías inferiores del Arenas Club, pasé al CD Galea cadete, luego CD Getxo cadete y vuelta al CD Galea ya en senior (donde disfruté de lo que es ganar una liga y ascender de categoría). Estuve 5 temporadas seguidas mientras compatibilizaba con entrenar otro equipo infantil del Zalla UC, el cual dejé por aceptar volver a llevar la coordinación de la etapa infantil en labores de metodología y scouting de la “Marca Getxo”.

Volví al fútbol base como entrenador del CD Getxo Cadete Liga Vasca mientras seguía con las labores metodológicas con los equipos infantiles, al año siguiente el Bizkerre cadete (equipo filial del CD Getxo) y, seguido, me nombraron Coordinador General de los 5 equipos Federados de la Marca Getxo tras la dimisión del anterior Coordinador Aritz Unibaso.

El año pasado volví a entrenar el Cadete Liga vasca donde conseguimos ganar, por primera vez en la historia, la Copa vasca cadete ganando la final a todo un difícil Deportivo Alavés, eso sí, a penaltis. 20 años ya entrenando equipos de fútbol. Y lo mejor de todo es que no me canso. Me encanta todo esto.

¿En quién te fijaste como entrenador cuando empezaste?

Como comentaba en la pregunta anterior, el gusanillo me vino a partir de conocer los métodos de entrenamiento de mis últimos 2 entrenadores en mis últimos 4 años como jugador en el Arenas Club.

Con Ramón Castelo (ahora entrenador del primer equipo del Samano de Cantabria), quien me entrenó durante 3 temporadas (2 de infantil y primer año cadete) y el último año cadete, bajo las órdenes de Xabier Clemente (ahora en el Athletic Club como Preparador Físico readaptador de la primera plantilla –hijo de Javier Clemente, sí-), me di cuenta de su nivel de preparación y de entrenamientos, en comparación con los que había tenido antes.

Y me empezó a gustar. Como jugador, tener entrenadores bien formados, y ver cómo trabajaban todos los aspectos del fútbol para que aprendiésemos, y ver cómo se preocupaban de mejorar a todos y cada uno de los jugadores, sin excepción, fue lo que me hizo empezar a querer ser entrenador.

¿Cómo trabajas con los jugadores en los equipos que has estado realizando la labor de entrenador?

Para empezar, es importantísimo tener un buen cuerpo técnico o ayudantes en quienes confías. A mí me gusta llevar todo entre todos (aunque siempre bajo mi control). Para ello hay que rodearse de gente formada, en quienes confíes.

Es importantísimo. Una vez tengas el cuerpo técnico, vienen las reuniones durante el periodo transitorio, antes de comenzar esa nueva temporada, donde me gusta consensuar todo lo que queremos trabajar y cómo hacerlo. Repartir parcelas de trabajo y delegar en ellos.

Son muchas cosas las que hay que tener y llevar controladas: Estadísticas, análisis de rivales, identificar los errores o carencias individuales de los jugadores, reparto de tareas dentro de la sesión de entrenamiento (poder separar en grupos y mientras un grupo realiza una tarea en especificidad conmigo, otro está realizando otro tipo de tarea).

Es importante también ser cercano al jugador, que vean en ti a un entrenador que se preocupa por su mejora (explicarle dónde comete fallos, cómo poder evitarlos dándole posibles soluciones para que, cuando le vuelvan a suceder, sepa tomar la mejor decisión) y por su situación personal (hay veces que pueden estar bajos de moral o tienen algún problema externo para saber por qué ese día está rindiendo menos).

Lógicamente no son máquinas que siempre tienen que hacerlo todo bien y al mismo nivel de intensidad, a veces nos pasan cosas externas (incluyendo a los técnicos) que no nos dejan rendir al máximo.

Centrándonos más en la pregunta, me gusta llevar siempre una misma estructura en cada microciclo/semana: Dependiendo de cuántas sesiones puedas hacer y del día que has jugado y qué día vas a jugar el siguiente partido (en fútbol base y equipos modestos lo normal es tener los días asignados por defecto).


Primer día: Trabajo de recuperación con los titulares del último partido (el otro grupo realizará sesión con más carga). Técnica individual. Corrección de errores con cortes de video y tarea en campo para que lo trabajen. Fuerza de tren superior en gimnasio o mediante autocargas, y prevención.

Segundo día: Tareas más enfocadas a técnicas colectivas, táctica grupal, con más jugadores. Trabajar sobre cómo quieres jugar el siguiente partido tras haber analizado al rival, identificando la mejor manera donde poder hacerles peligro y saber contrarrestar su fútbol. Esta parte es importantísima. Los jugadores siempre agradecen la mayor cantidad de información que se les pueda dar de cada rival. Y no solo datos colectivos como sistema y estilo de juego o ABPs, sino también darles información individualizada de ese jugador en cuestión al que se van a enfrentar en su demarcación en el campo. Este día también es el día de más carga, ya que está alejado del último partido jugado y del próximo. Me gusta trabajar aspectos como la potencia aeróbica, fuerza elástico explosiva, …aunque intentando que todo lleve siempre balón.

Tercer día: Me gusta centrarme más en la técnica de finalización (tiros, remates, mecanismos de ejecución), tácticas de llegadas, estrategia a balón parado defensiva y ofensiva y, sobre aspectos condicionales me gusta trabajar la velocidad de reacción y velocidad pura si hay tiempo respecto al partido siguiente.

Sabiendo que has podido ejercer tu labor en equipos históricos bizkainos ¿Crees que aquí hay más facilidad de trabajo respecto a otros clubs más modestos?

Por supuesto. Trabajar en clubs como los que he trabajado te da facilidades de instalaciones, material deportivo, fisioterapeutas para descargar a jugadores o recuperarles lo antes posible.

El poder económico que tienen los clubes más potentes o estructuras de futbol base potentes aquí en Bizkaia, se nota y es claro que hay más facilidades para los técnicos al igual que para los jugadores y su crecimiento deportivo.

¿Cuál o que metodología se utiliza en los clubs que trabajas?

Esto es un tema que tiene su miga. Habría que diferenciar entre fútbol base y fútbol senior. Yo os voy a dar mi opinión respecto al fútbol base, que es por lo que me preguntas ahora mismo.

Hay personas que pueden pensar que lo mejor es una metodología concreta, cerrada, con un mismo sistema y estilo de juego. Es decir, lo enfocan todo a un modelo de juego que quieren para su primer equipo. Pero aquí tenemos el primer problema.

Si los jugadores vienen siempre trabajando una metodología basándonos en un modelo de juego, nunca van a aprender a jugar con otro modelo de juego. Es decir, si el jugador siempre está trabajando para un sistema 1-4-4-2 o 1-3-5-2 o el que sea, no va a aprender a jugar con otro sistema. Solo se le está enseñando a jugar basándonos en ese sistema y estilo de juego.

Y en fútbol base, debemos “formar” jugadores. Y para formarles hay que enseñarles a jugar de todas las maneras. Con estilos de juego combinativos, directos, con diferentes sistemas de juego, incluso enseñarles a cómo jugar a la contra con un modelo de juego donde tienes menos el balón en tu poder que el adversario y donde tengan que salir al contragolpe.

Si el jugador solo aprende a jugar de una manera, no va a ser válido para un posible fútbol profesional futuro.

Yo prefiero dar libertad al cuerpo técnico de cada uno de los equipos. Lógicamente son entrenadores cualificados, con su formación y experiencia y en quienes confío ciegamente en sus capacidades.

Ellos son quienes tienen el poder y la preparación para saber cómo jugar con los jugadores que tienen en la plantilla. Puede que una generación sea más habilidosa o con un nivel técnico individual más alto que otra y puedas trabajar más enfocado a un modelo de juego combinativo, elaborado, con un sistema de ocupación, …

Pero puedes tener otra generación que le cueste mucho elaborar ese fútbol y tengas que enfocarlo más a otro modelo de juego más directo, con un sistema de incorporación, estando replegados… Ahí entran los entrenadores, donde tienen que saber analizar la plantilla que tienen y conocer cómo sacar el máximo rendimiento de ellos. Pero como digo, sin olvidar enseñar los demás aspectos del fútbol.

¿Cuál es el mensaje que les intentas transmitir a los jugadores en estas categorías?


• Trabajo. Esfuerzo. Compromiso. Equipo.
Trabajo: tienen que venir con esta idea clara. Sin trabajo no hay mejora.

Esfuerzo: Les exijo ese esfuerzo y les aprieto para ello. A veces se enfadan, pero luego son conscientes de que se les aprieta porque saben que pueden dar más y acaban agradeciéndote que les exijas tanto para su mejora y evolución.

Compromiso: Esto es innegociable. Los jugadores deben tener compromiso y estar siempre disponibles para entrenamientos y partidos.

Si no van a tener ese compromiso y quieren hacer otras cosas, prefiero tener otro jugador que nunca vaya a fallar. Hay familias que quieren llevar a sus hijos de fin de semana, a esquiar, a practicar o competir en otros deportes…

Hay veces que puedes ceder, pero cuando estamos hablando de categorías altas, donde cada partido es una final, no podemos permitirnos ni acepto que haya jugadores que no tengan ese compromiso, aunque sea decisión de las familias y los jugadores no sean los culpables.

Hay un momento en el que hay que elegir estar en un equipo de alto nivel de exigencia y competición o practicar el fútbol desde otra perspectiva más lúdica donde pueda compatibilizarlo con otras cosas. Pero como digo siempre: El que algo quiere, algo le cuesta.

Equipo: Esto es innegociable también. Primero se busca el bien colectivo. Jugador que venga con una idea equivocada de priorizar lo suyo antes que lo colectivo, no continúa en el club.

¿Cómo ayuda la BFF/FVF a los clubs de las categorías inferiores?

Aquí en Bizkaia yo puedo hablar muy bien del trato de la Federación para con los clubes. He de decir también que, al haber sido empleado de la propia Federación Vizcaína, conmigo personalmente tienen buena relación y el trato es muy bueno y recíproco, tanto de ell@s hacia mí, como de mí hacia ell@s.

En fútbol escolar se tiene un convenio con la Diputación de Bizkaia, quienes se encargan del pago de las licencias, de los arbitrajes de esas categorías y ponen a Osakidetza (Centro Vasco de Salud) para los servicios médicos.

También han conseguido un convenio de colaboración con Kutxabank y RFEF, y llevan repartiendo un mínimo de balones gratis por equipo para la competición, por segundo año consecutivo, de cada etapa (futbol escolar, cadetes y juveniles).

Por otro lado, la BFF/FVF intenta estar actualizada en lo que a servicios informáticos se refiere, estando a la última en firmas digitales, elaboración de licencias on-line, relaciones con los clubes mediante una intranet, servicio de redacción de actas on-line para los árbitros en todas las categorías y posibilidad de ver todas las actas on-line con un usuario y contraseña del club.

En su día también repartieron tablillas de sustituciones a los clubes de ciertas categorías para señalizarlas, repartieron ordenadores gratis a los clubes… En colaboración con el Comité de Entrenadores, generan charlas formativas para entrenadores de profesionales con buenos CVs que están en La Liga Santander, con empleados del Athletic…

Está claro que habrá excepciones, pero desde mi punto de vista personal, solo puedo decir cosas positivas sobre el trato de nuestra Federación.

A lo largo de tu carrera ¿cómo ha evolucionado estas categorías y en que se ha mejorado en los clubs por los que has pasado?

Para empezar, he de admitir que he tenido la suerte de estar siempre en clubes que tenían buenas estructuras, casi profesionales. Las categorías han evolucionado mucho porque cada vez hay más y mejores entrenadores formados que antes.

Pero se ha evolucionado, sobre todo, desde que hay ojeadores y se realiza esa labor de scouting por parte de más equipos. Cuando yo era jugador, por ejemplo, en categoría Liga Vasca Cadete, la mayoría del equipo éramos jugadores del barrio y los 4 jugadores que habían venido de fuera justo esa temporada, los había seguido el propio entrenador.

Ahora al existir departamentos de Captación en los clubes, en las categorías altas hay equipos que tienen jugadores de diferentes municipios e incluso de diferentes provincias.

Se ha mejorado mucho respecto al scouting, y mucho gracias también a las nuevas tecnologías de grabación de imágenes y software de análisis.

Y ahora todas las categorías son más exigentes. Y hace que los demás deban tener ese departamento bien trabajado. Pero estamos perdiendo también otro aspecto importante del fútbol: Se está perdiendo el sentimiento de club de los jugadores.

Muchos cambian de club cada año y eso, a la larga, creo que no es bueno para ellos. Ya lo vemos en lo más alto, en Primera División, donde los jugadores se mueven por dinero, algo lícito, pero se está perdiendo ese sentimiento de Club.

Respecto a los clubes por los que he pasado, tanto en Arenas Club como en CD Galea, CD Getxo, Bizkerre FT y Zalla UC, antes como mucho, había un coordinador deportivo.

Ahora Hay un Director Deportivo, coordinador de fútbol base, coordinadores metodológicos de etapa, analistas, scouts y captadores, fisioterapeutas, preparadores físicos y hasta psicólogos. Todo ayuda a mantenerte en la élite del fútbol base, pero claro, para ello hace falta dinero.

Y en el fútbol base, los clubes que no son estructura de club de primera división, lo tienen más difícil y hay que tirar de gente comprometida y con sentimiento de pertenencia.

¿Cuál es la categoría en la que más cómodo te has sentido de las que has entrenado?
• Teniendo en cuenta que en las que más años he estado han sido la 2ª Regional (senior) con el CD Galea y Cadetes con el CD Getxo con jugadores de segundo año, compitiendo 3 años en ambas, he de decir que igual más cómodo en Cadete, porque la propia exigencia me hacía ponerme más las pilas y trabajar más como entrenador, que es lo que al fin y al cabo nos gusta.

Has cambiado los banquillos por los despachos ¿Se echa de menos el banquillo?

Por supuesto. El entrenador que diga lo contrario, no es entrenador. A los entrenadores nos gusta el banquillo. Es como una necesidad para vivir.

En mi caso, cuando hace años los propios compañeros de los equipos de la estructura me comentan que me animase a ser el nuevo Coordinador, tras la dimisión del anterior, me presenté más por ellos que por mí, porque a los presidentes no les gusta que el Coordinador compatibilice su labor con la de entrenar un equipo, para que esté más disponible para otras cosas.

Y a mí lo que me gusta es entrenar. El año pasado tuve que volver a entrenar tras promocionar al entrenador del cadete A al equipo Juvenil A. Y ahora en esta nueva temporada vuelvo a estar solo en el despacho.

Pero sí que se echa en falta un banquillo. Y, te puedo asegurar que con cualquier banquillo soy feliz, como si es una categoría baja. Los que realmente saben lo que es ser entrenador, saben a qué me refiero.

Ahora como coordinador ¿Cuál es la labor más difícil de este trabajo?

En mi caso, al coordinar una estructura de fútbol base de 5 clubes, lidiar con los 5 presidentes. No es nada fácil tener contentos siempre a todos.

Aunque haya un convenio firmado por los 5, muchas veces no les gusta o se les “olvida” lo que está escrito en él y no les gustan ciertas decisiones. Pero intento siempre ser lo más justo posible y ayudar a todos.

Luego están las relaciones con padres/madres: Esto cada vez lo llevo mejor, es como todo en la vida, la experiencia es un grado. Lo que siempre utilizo es la sinceridad. Puede no gustarles al momento, pero luego me lo agradecen.

Por otro lado está el conocer a todos los jugadores a la perfección, cosa que es muy difícil. Son unos 350 jugadores solo entre cadetes y juveniles. Por eso es necesaria más ayuda. Es difícil poder estar en todos los campos a la vez para verles a todos. Y también hay que hacer vida social y familiar. Conciliar todo esto sí que es difícil.

Cuéntanos, ¿qué significa la marca Getxo y que clubes son los que trabajan en ella?


La “Marca Getxo Futbola” es un acuerdo de colaboración de 5 clubes del municipio de Getxo que se juntaron en 2008 para trabajar conjuntamente el fútbol base tanto deportiva como económicamente.

Los clubes en cuestión son: CD Getxo, CD Galea, Bizkerre FT, SD Neguri e Iturgitxi FC. Tenemos más de 700 jugadores solo en fútbol base, repartidos entre fútbol escolar y fútbol federado.

En fútbol escolar los equipos compiten bajo el mismo nombre de “Getxo Futbola Fundazioa” con Asier García como Coordinador General de los más de 20 equipos de esas edades.

Y en fútbol federado tenemos 16 equipos (8 en cadetes y 8 en juveniles) y cada equipo bajo el nombre de los diferentes clubes.
Este año 2019, con la colaboración del Ayuntamiento, se ha creado esta “Getxo Futbola Fundazioa”, una fundación para una mayor facilidad de trabajo, transparencia y adecuación a las exigencias del fútbol sobre contratos laborales y de voluntariado.

¿Cómo se llegó a un acuerdo entre los clubs que actualmente la componen?

La idea surgió desde el Ayuntamiento. Se quería potenciar la “Marca Getxo” en todos los deportes y llevar el nombre del municipio siempre por bandera.

En lo que respecta al fútbol, inicialmente en 2008 empezaron cuatro clubes: CD Getxo, CD Galea, Bizkerre FT y SD Neguri. Entrando el Iturgitxi FC en 2013. Dentro del mismo acuerdo, el CD Getxo es el club principal.

¿Podría expandirse en un futuro a más clubs de la zona?

Sí, por supuesto. Dentro de los estatutos se aceptaría la entrada de otros clubs del municipio. Siempre con negociaciones, pero está abierto a nuevas incorporaciones.

¿Qué es para ti el fútbol verdadero?

Pues el fútbol verdadero es el que vemos en el fútbol base y en los niños, ese deporte de equipo donde se ve disfrutar a los niños en grupo, ese fútbol donde no hay cláusulas que digan los partidos que tiene que jugar un jugador por contrato, ese fútbol donde no hay apuestas, ese fútbol que se juega por diversión y no por profesión, ese fútbol real donde lo importante es hacer deporte en equipo y donde se disfrutan mucho más los logros porque, en este fútbol del que hablo, hay ilusión.

Muchas gracias por la entrevista y un saludo a todos los lectores del blog.
Borja Fernández Del Pozo

Comparte!

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.