enero 29, 2023

FUTBOLVERDADERO

el futbol del patio de colegio

#Entrevistas:: BELÉN SERRANO: «Las tres cualidades que, desde mi punto de vista, tiene que tener un entrenador: vocación de líder, afán infinito de aprendizaje y auténtica pasión por la enseñanza.»

11 minutos de lectura

Belén junto a algunas compañeras

Tiempo de lectura: 10 minutos

Hoy vamos a resaltar una nueva figura que hasta ahora no habíamos hablado. Es la figura del pedagogo especialmente enfocado al deporte y más en concreto al apoyo al entrenador.

Hoy gracias a la pedagoga Belén Serrano vamos a descubrir esta figura, y también nos cuenta su carrera como exjugadora de futbol y su papel dentro del rugby profesional. Nos da su punto de vista dentro del deporte femenino.

¿Cuándo empezó Belén a interesarse por el futbol?

Empecé a interesarme cuando tenía 11 o 12 años y ya hace de eso más de 30 años. Fue en el patio del colegio, con lo difícil que era en aquella época… Lo digo porque entonces no estaba bien visto que las niñas jugaran al fútbol, y menos con uniforme de colegiala que era mi caso.

Ahí el fútbol empezó a despertar la pasión por el deporte que llevo dentro, dedicándole mis primeros 15 años de jugadora, tanto sala como once. Bueno, y aún hoy en día sigo jugando al fútbol… 7!! Claro que ahora tendremos que esperar a que la situación con la pandemia permita retomar las ligas municipales.

¿Cómo ve Belén el desarrollo en el futbol femenino?

Si comparamos con el desarrollo de las categorías masculinas, pues lo veo lejos, muy lejos, sobre todo en volumen de juego. Basta con ver el número de licencias federativas.

Pero claro, si contamos que el primer campeonato nacional en España de la categoría masculina fue en la temporada 1928-29 y de la femenina en la temporada 1988-89, pues pienso que en estos 32 años de recorrido se ha hecho mucho y muy buen trabajo frente a los 92 años de desarrollo de la masculina.

Y eso teniendo en cuenta que las categorías masculinas han contado con muchos más recursos debido, sobre todo, a la brecha cultural a favor. Es decir, los varones, en general, han sido favorecidos frente a las mujeres para la práctica deportiva de muchos modos.

Afortunadamente, esta brecha es cada vez más pequeña, pero aún queda mucho qué hacer en lo cultural; creo que incluso más que en lo deportivo.

En cambio, si comparamos con otros deportes como, por ejemplo, el baloncesto, el balonmano o el rugby, podemos ver que el fútbol es el deporte en el que el desarrollo de la categoría femenina ha sido mayor, sobre todo en cuanto a la participación.

Y si no entramos en comparaciones de ningún tipo, pues te diría que si hay algo que merezca la pena destacar de los logros en el desarrollo de la categoría femenina en fútbol, es el hecho de que hoy en día las mujeres que juegan tienen referentes profesionales en el campo, como por ejemplo, Hamm, Wambach o Morgan.

Belén en su etapa como futbolista en el Adepo Palomeras

¿Crees que se le da suficiente importancia?

Obviamente no. Ni desde los medios de comunicación ni desde las instituciones, ni públicas ni privadas. Pero, como te comentaba antes, en mi opinión esto va en función del nivel y volumen de juego.

Es decir, podríamos hacer una comparación con la categoría masculina si hubiera, por ejemplo, el mismo número de licencias y los mismos años de desarrollo competitivo.

En cambio, si comparamos la categoría femenina dentro de otros deportes, podemos ver que al fútbol se le da mucha más importancia que a otros.

Me gustaría apuntar aquí que lo que pienso que es realmente importante, y sí demanda nuestra atención inmediata, son los problemas de accesibilidad de la mujer al deporte.

No es tanto comparar el mundo del femenino con el masculino, sino preguntarse cosas como ¿toda niña o mujer que quiere practicar un deporte puede hacerlo? ¿Cómo de fácil o difícil lo tiene si decide profesionalizarse? ¿Con qué recursos cuenta? ¿Qué nivel de profesionalidad tienen los técnicos con los que entrena? ¿Qué nivel de competencia y arbitraje tiene a su alcance? etc. etc.

Desde mi punto de vista, el acceso de la mujer al deporte es a lo que no se le da la importancia necesaria de verdad. Prueba de ello es que es bastante común que cuando entrenas un equipo femenino empiezas a enseñar habilidades motrices básicas, como correr, saltar, o empujar, antes que contenido técnico o táctico, pues esto es muy difícil de enseñar si no está más o menos asentado lo primero.

¿Has ejercido en algún momento de entrenadora?

Si claro. Aquí la mayor experiencia la he tenido como entrenadora de rugby: desde dirigir primeros equipos de clubes, tanto masculinos como femeninos, hasta llegar a ser parte del Cuerpo Técnico de la Selección Nacional Femenina de Rugby de Costa Rica con quienes alcanzamos un clasificatorio para los JJ. OO. de Brasil 2016. Fue una experiencia extraordinaria e inolvidable.

Belén con la selección nacional femenina de costa rica en el clasificatorio de Santa Fe para los JJ. OO.

¿Cuándo podremos ver con naturalidad un cuerpo técnico entero femenino?

Eso digo yo. Pero no solo dirigiendo equipos femeninos, sino también masculinos. Y no solo cuerpos técnicos, también en arbitraje, equipos directivos, etc.

Aquí vuelve a ser relevante hablar del tema de la accesibilidad. No es fácil como mujer acceder a puestos técnicos ni directivos, y lo digo por experiencia, propia y de compañeras.

De fondo vuelve a salir el tema cultural, pues el mundo del futbol (entre otros deportes) es un mundo culturalmente masculinizado en todos los ámbitos.

Siendo mujer, cuando entras a formar parte del deporte de fuera de la cancha, tienes que adaptarte en inicio a la tradición cultural predominante.

El problema es que en el final también. No sé si me explico. Las mujeres que entran, por ejemplo, al fútbol (al fútbol de fuera de la cancha me refiero) suelen tener a favor lo políticamente correcto, el sistema de cuotas y el apoyo social por la lucha por los derechos y la igualdad de la mujer en el deporte.

Sin embargo, si nos fijamos, estas mujeres se ven trabajando solas, aisladas o en entornos que siguen siendo herméticamente masculinos.

Prueba de ello es que aún no se ven mujeres en grupo, ni equipos de trabajo mayoritariamente femeninos que estén cambiando la cultura deportiva predominante en el sentido de dotarla del carácter femenino del que adolece tantas veces.

Resumiendo, el poder sigue siendo hegemónicamente masculino y la lucha de los derechos y la igualdad de la mujer en el deporte acaba siendo un discurso sin práctica real en la mayoría de los casos. 

¿Crees que se le da el mismo trato al equipo femenino de un club que tiene las dos secciones?

No, la verdad. Y en esto creo que tiene mucho que ver de nuevo el tema del acceso de las mujeres al deporte, en este caso sobretodo al deporte que se da fuera de la cancha del que hablaba en la pregunta anterior.

Es decir: el tema es el acceso de las mujeres a los cargos directivos de los clubes y federaciones. No hay suficiente “cultura mujer” en la gestión y dirección deportiva y esto hace que el carácter e identidad de los clubes sean predominantemente masculinos y, por ende, acaben favoreciendo a los equipos masculinos frente a los femeninos, al margen de criterios técnico-deportivos.

Belén de ponente en el 12º Congreso Argentino y 7º Latinoamericano de Educación Física y Ciencias 2017

¿Cuál ves la principal diferencia del futbol femenino y masculino?

Definitivamente esta es la cuestión. La gran cuestión diría yo, porque no hay ninguna diferencia y, sin embargo,  todas a la vez. Quiero decir, el futbol es el mismo. De hecho, pienso que es un error denominar al fútbol femenino o masculino.

El fútbol es fútbol, es el mismo reglamento, la misma cancha, el mismo arbitraje… Lo que son femeninos (o masculinos) son los equipos, las competiciones, las categorías… En mi opinión, hablar de fútbol femenino va en contra de los intereses del “fútbol femenino”.

Al adjetivar el fútbol hace el efecto de poner la diferencia en el contenido nominal que es el deporte en cuestión, como si fuera el fútbol femenino algo así como el fútbol 7 o el fútbol sala. No parece el mismo que el simplemente llamado “fútbol”.

De esta forma, lo que se obvia, paradójicamente, y que, sin embargo, es supernecesario poner de manifiesto que es diferente y hacer visible, son las circunstancias en las que sucede el juego.

Subrayaría 20 veces esta frase. No tiene nada que ver participar en un acontecimiento deportivo jugado por mujeres que por hombres. El contexto y las circunstancias en las que sucede el juego son totalmente distintas en cada caso.

Por ejemplo, como entrenadores de equipos femeninos tenemos que ocuparnos de aspectos como la menstruacción, la maternidad, y también las relaciones sentimentales entre jugadoras, hecho que se da de forma mucho más frecuente en equipos femeninos que en masculinos y que influye mucho en la dirección del equipo y que, sin embargo, sigue siendo medio tabú, no se habla lo suficiente.

Entonces, si obviamos/negamos la realidad de la vida que acontece en los equipos femeninos ¿cómo vamos a mejorar el volumen del juego? Debemos tenernos a nosotras mismas como referentes en el juego, tanto en el punto de partida como en el de destino, y no compararnos con lo que se hace en la categoría masculina porque, como digo, sus circunstancias son totalmente distintas a las nuestras.

Belén entrenadora del equipo femenino y masculino de Rugby Cartago, Costa Rica

¿Cuál es el miedo que debe superarse para ser un buen entrenador?

Depende de cada entrenador, es decir, de cada persona. Por mi experiencia, he trabajado con muchos entrenadores y cada uno tenía sus particularidades, sus puntos débiles y sus puntos fuertes…

Por poner ejemplos: algunos tienen dificultad a la hora de dirigirse a sus jugadores; a otros se les hace cuesta arriba el tema de la planificación; otros huyen de la gestión de conflictos dentro del grupo; otros llevaban verdaderamente mal el tema de las relaciones interpersonales dentro y fuera de la cancha; otros sufren con la preparación física; etc.

En fin, creo que depende muchísimo de las personas, de su carácter y su trayectoria. 

¿Cuál ves el papel más difícil del entrenador?

Por lo mismo que te comentaba anteriormente, depende según la persona y también de las circunstancias en las que se encuentre, pues no es lo mismo entrenar alevines que juveniles que un equipo de primera división.

  Ahora bien, de un modo general y si hablamos desde el punto de vista más técnico y abstracto, como es pensar el rol del entrenador desde los saberes que orientan su práctica profesional, entonces te diría que lo más difícil es orquestar.

Es decir, hacer de director de orquesta de todo lo que hace que el fútbol ocurra. Es como ser trapecista y a la vez haciendo malabares: tienes que estar con todo en el aire, en suspenso, y a la vez en equilibrio.

Belén entrenando en la Ciudad de los Niños, Aguacaliente de Cartago

¿Cuál es la principal cualidad que tiene que tener un entrenador?

Una vez escuché que todo entrenador que se precie ha de acompañarse siempre de un maestro, un libro y un diario.

Creo que esta frase recoge bien las tres cualidades que, desde mi punto de vista, tiene que tener un entrenador: vocación de líder, afán infinito de aprendizaje y auténtica pasión por la enseñanza.

¿Crees que la parte psicológica actualmente es parte fundamental dentro del cuerpo técnico?

Creo que es fundamental dentro del deporte. Tanto para los técnicos, como para los jugadores, como para los árbitros. Y si me apuras te diré que también para los directivos.

Si entendemos lo psicológico como una parte del desarrollo personal, creo que para llegar a la excelencia profesional es impepinable hacer un trabajo de desarrollo personal.

Sin desarrollo personal no hay desarrollo profesional. O dicho de otro modo, todo desarrollo profesional lleva necesariamente parejo el desarrollo personal.

Y en el caso de los entrenadores, que trabajamos con personas en aspectos educativos y formativos, es además particularmente importante que este trabajo de desarrollo personal lo hagamos con plena consciencia de nuestros actos y sus consecuencias.

Es decir, para hacernos cargo del otro, de los otros, es imprescindible que nos hagamos cargo de nosotros mismos primero.

¿Cuándo empezaste a trabajar la ayuda a los entrenadores?

Como pedagoga, siempre he trabajado en el mundo de la formación: desde mis inicios en equipos psicopedagógicos de colegios de primaria y secundaria, pasando por la formación profesional orientada a la inserción laboral, hasta la formación y apoyo docentes en la Universidad de Costa Rica.

Más adelante, durante el trabajo de investigación de mi tesis doctoral en la Enseñanza del Deporte, comencé a trabajar con profesores de Educación Física, sobre todo gracias a la pasantía de investigación que tuve la fortuna de realizar en el CICES (Centro de Investigación Cuerpo, Educación y Sociedad) de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

De ahí en seguida me vi conectando el trabajo en la academia con el trabajo en la cancha y viceversa. Fue algo que surgió de modo natural, pues doblaba turnos trabajando para la universidad al tiempo que entrenaba y me dedicaba al desarrollo y formación en el deporte.

Así, entre conferencia y entrenamiento, congresos y partidos, me vi volcada con mis compañeros, entrenadores y entrenadoras, a quienes hoy en día me dirijo y ayudo a trabajar a nivel profesional en su deporte.

Belén como entrenadora del equipo femenino de Rugby

¿En qué proyecto estás actualmente trabajando?

Actualmente sigo trabajando las líneas de investigación de mi tesis doctoral con relación a la formación de entrenadores, poniendo especial énfasis en lo que son los aportes al trabajo profesional en la cancha.

Este es mi propósito, mi misión: divulgar y promover la formación de entrenadores deportivos con el objeto de mejorar las condiciones de acceso y participación de las personas al deporte.

Es decir, que los entrenadores de fútbol tengan una formación orientada a la excelencia profesional, es una forma de mejorar las condiciones en que les llega el fútbol a muchos chicos y chicas. Y a cuántos más llegue mejor.

Personalmente estoy tan agradecida al mundo del deporte por todo lo que me ha dado, en especial como jugadora, que deseo que eso que yo viví lo vivan el mayor número posible de personas, sobre todo niños en el mundo.

¿Qué es para Belén el Futbolverdadero?

Para mi Futbolverdadero es, sobre todo, un lugar de encuentro y un espacio de intercambio, con lo que esto supone para el crecimiento y desarrollo profesional de todos los que de una forma u otra estamos vinculados al mundo del fútbol.

Por eso es un placer poder participar en Futbolverdadero y aprovecho para agradecer infinitamente a todos aquellos que lo hacen posible.

Belén junto a algunas compañeras en la selección de Costa Rica de Rugby
Comparte!

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.