#Entrevista: CARLOS HERRERO: «Considero que la formación está en todas las etapas del jugador»

0 0
Tiempo de lectura: 6 minutos
Read Time:7 Minute, 29 Second

Hoy hablamos con un técnico asturiano que ha podido pasar por los banquillos del futbol base, así como por el futbol senior y femenino.

Tras trabajar en diferentes clubs históricos de la ciudad de Gijón, llego el salto al femenino de la ciudad. Hoy vamos a conocer el trabajo y experiencia de Carlos Herrero.

¿Qué fue lo que hizo a Carlos que te decidieras a hacerte entrenador?

En mi casa el fútbol siempre ha estado presente y desde muy pequeño comencé a jugar, hasta que llegó un momento en el que decidí parar por un tiempo, durante ese periodo en stand-by, que a la postre se convirtió en definitivo.

A nivel federado, me surgió la posibilidad de pasar a los banquillos, donde ya había tenido una breve experiencia años atrás, aun cuando jugaba con 15 / 16 años, y acepté. Por supuesto, de niño el PC Fútbol no podía faltar en casa.

¿Cómo fueron los inicios de Carlos en los banquillos?

Mi primera experiencia sucede jugando federado en categoría cadete, donde simultaneaba como jugador el equipo cadete con el juvenil y me proponen, a su vez, echar un cable como entrenador de apoyo en categoría infantil.

Una experiencia que recuerdo con especial cariño. Varios años después, me surgió la posibilidad de volver a los banquillos como formador con niños en la Escuela de Fútbol de Mareo, donde he tenido el privilegio de estar vinculado a diferentes secciones del club durante aproximadamente una década.

También destacaría, de esas primeras temporadas, la posibilidad de realizar funciones de entrenador de apoyo con diferentes entrenadores, cada uno con una forma diferente de gestión, interpretación y ejecución, lo que suponía un aprendizaje y una autoexigencia constante. 

¿En qué clubes te has ido formando a lo largo de los años?

Comencé siendo aún jugador en edad cadete, como antes comentaba, en el ya desaparecido Cimadevilla C.F., como entrenador de apoyo en un equipo de categoría infantil del club.

Mi siguiente experiencia y durante gran parte de mi etapa en los banquillos ha estado vinculada a Mareo y al Real Sporting de Gijón, donde pasé por la Escuela de Fútbol de Mareo, la Escuela de Fútbol de Mareo en La Rioja y el Real Sporting de Gijón Femenino, así como en el Glamour C.F. y el C.D. Manuel Rubio ambos en categoría senior.

¿Cómo ha sido tu experiencia en ellos? 

Siempre hay momentos positivos y momentos menos positivos en todas y cada una de las experiencias, pero haciendo balance me considero muy afortunado de lo vivido en mis etapas tanto de formador como de entrenador. Incluso de los malos momentos hay que sacar cosas positivas y por supuesto, aprendizaje.

Trato de exigirme y a la vez disfrutar en cada segundo de todas y cada una de mis experiencias y he vivido momentos para mí inolvidables y conocido, personas con las que compartir, aprender y que se han convertido en amigos.

¿En qué proyecto trabajas actualmente?

No siempre las cosas salen como a uno le gustaría, situación que creo que debe aceptarse con naturalidad, de aprendizaje y entendiendo que toda etapa que se inicia tarde o temprano tiene un final, y durante gran parte de esta temporada ha tocado ver todo el fútbol que ha sido posible desde la grada o por televisión y continuar con la formación y aprendizaje. 

¿Cuándo fue el cambio del banquillo de la base al senior?

En un primer momento, sucede simultaneado con la labor de formador con niños en etapas tempranas, al surgir la posibilidad de realizar labores de apoyo en un equipo senior de categoría regional. Finalizada esa primera temporada en categoría senior, me incorporo, también en labores de apoyo y durante varias temporadas, al primer equipo del Real Sporting de Gijón femenino en segunda división. 

¿Qué clubs has dirigido en senior?

En categoría senior, durante varias temporadas, he desarrollado labores de entrenador de apoyo en clubes como Glamour C.F. y posteriormente Real Sporting de Gijón Femenino. Como primer entrenador he dirigido Real Sporting de Gijón Femenino tanto a su primer como segundo filial y al C.D. Manuel Rubio.

¿Qué es para ti lo más importante dentro de la formación de los jugadores?

En mi opinión, y entendiendo ciertos matices, considero que la formación está en todas las etapas del jugador y en función de esas diferentes etapas del jugador, con muchos denominadores comunes, valoro dotar de una relevancia a ciertos aspectos del juego en detrimento de otros según el momento.

Si bien, el factor fundamental, bajo mi punto de vista, e indistintamente de cuál sea la etapa del futbolista, es el bienestar del mismo, no solo a nivel deportivo sino también personal. Considero que la labor del formador, en este caso también abierto a matices, o del entrenador va enfocado a maximizar el rendimiento / desarrollo del jugador y para la consecución de ese objetivo el factor humano me parece prioritario.

Indistintamente, sea un niño o una niña, un/una adolescente o un hombre o una mujer adulta, debe sentirse comprometido y disfrutar en cada una de las etapas como base para su desarrollo formativo o competicional. Resulta muy difícil, sea cual sea la etapa del jugador o jugadora, la consecución de sus objetivos formativos o competicionales si no cree y disfruta con lo que hace y creo que esto es aplicable a cualquier ámbito de la vida.

¿Con qué metodología trabajas en tus equipos?

El fútbol es 11 contra 11, pero a su vez es una verdad a medias, yo pienso que el fútbol empieza en el 1×1, en situaciones de “micropartido” y para su potenciación, evolución y su repercusión, hay que partir no solo del jugador sino de la persona.

Un trabajo integral, 360º, una estructura piramidal en la que para llegar a la cumbre de la misma, que es esa situación de 11×11, considero hay que partir de una base de salud física y psicológica deportiva y extradeportiva que permita trabajar en las mejores condiciones escenarios de micropartido que repercutan en el 11×11, como antesala de ese trabajo de 11×11. La potenciación del individuo como base de la potenciación del jugador o jugadora y su repercusión en el bloque. Cuidar no solo el plano deportivo, sino también el personal.

Es tratar de aportar un soporte al jugador o jugadora que suponga llegar en las mejores condiciones al campo y estar en disposición de prepararle a nivel deportivo para afrontar situaciones de partido / competición similares a las que ha afrontado durante las sesiones de entrenamiento.

Y, a su vez, trasladarlo al equipo, generando que a nivel de bloque se identifiquen con una identidad en cuanto al juego por medio del que, del cómo y del porqué, en búsqueda de la consecución de un objetivo común.

Una vez “estabilizado”, en mayor o menor medida, ese escalón con los conflictos que van surgiendo de salud y psicología, considero desarrollar esa evolución desde 1×1 al 11×11, adaptando una idea de juego a las posibilidades y necesidades que presenta el bloque en cada una de las fases del juego.

¿Qué diferencia encuentras a la hora de trabajar en la base y pasar a dirigir en categoría senior?

Creo que no es tanto el “qué” sino el “cómo”, la base del trabajo sigue siendo todos los aspectos que abarca el fútbol (técnico, táctico, condicional, psicológico…) con una aplicación en mayor o menor medida según etapa y adaptando el método de gestión a las circunstancias.

No se presentan los mismos conflictos en edades tempranas que en adultos, ni el argumento o el lenguaje, entre otros, deben ser el mismo para su resolución. Variar el porcentaje a aplicar a cada uno de los aspectos en función de la etapa y los requerimientos necesarios, y como ha de ser el trato con el jugador o la jugadora. 

Por ejemplo, en mi opinión y abierto a posibles matices, en “etapas tempranas” considero que el aspecto técnico tiene un peso destacado, en detrimento del aspecto táctico. O como dirigirse al jugador, los argumentos o el lenguaje para afrontar los conflictos, han de ser acordes a esa edad, adaptándose a lo que la situación requiere.

El fútbol sigue siendo el contexto, pero el cómo argumentarlo y desarrollarlo opino debe adaptarse.

¿Cómo debe ser el trato en esta etapa con el jugador?

Me gusta considerar una idea de estructura lineal entre jugadores y cuerpo técnico, evitar una estructura jerarquizada. Presentar al cuerpo técnico dentro del bloque como compañeros con diferentes funciones en la consecución de un objetivo común, en lugar de una figura de mando. Remar todos en un mismo barco. 

¿Qué significa para Carlos la palabra entrenador? 

Responsabilidad, compromiso, exigencia, pasión, motivos, razones, disfrute, sentimientos… Son muchas cosas.

¿Qué es para Carlos el Futbolverdadero?

Aquel que se encuentra en lo más básico, en la necesidad, en el disfrute, en la pasión, lejano de intereses o motivaciones colaterales o externas. El fútbol puro. También es compartir, por ello es muy de agradecer tu proyecto, que fomenta este aspecto.

Happy
Happy
75 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
25 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Descubre más desde FUTBOLVERDADERO

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario