febrero 6, 2023

FUTBOLVERDADERO

el futbol del patio de colegio

ÁNGEL LÓPEZ: LA PREPARACIÓN DEL PORTERO EN EL FUTBOL BASE

8 minutos de lectura
Tiempo de lectura: 7 minutos

De todos es sabido que siempre a lo largo de la historia del futbol, el portero es, ha sido y será una pieza muy importante. Cada vez más en el futbol de hoy en día, en el que el juego con los pies del portero es algo esencial.

Por eso hoy de la mano de nuestro amigo Ángel López, Preparador de porteros, vamos a conocer desde dentro la importancia de la preparación de esta figura desde la base. Porque el trabajo más importante está en el que se realiza en esta etapa.

La formación es la pieza importante y debe de darse de la mano de los mejores para ello. Por eso Ángel nos cuenta como es esta formación.

Ángel López entrenador de porteros

¿Cuánta importante le das a la preparación del portero en el fútbol base?

Es muy muy importante. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de formar a un especialista.

Quienes conocen lo complejo que es esto, lo entienden como importante y emplean recursos en ello. Luego hay quienes manifiestan que es importante pero no actúan en consecuencia. Aquí la coherencia es el elemento diferenciador. 

¿Por qué es importante?

Porque especialmente en edades tempranas, hay que aprovechar la fase sensible del menor para dotarle de un adecuado desarrollo motor y una base técnica que lo capacite para que su aprendizaje sea adecuado conforme a su desarrollo cronológico y biológico.

Pensamos que los niños tienen todo el tiempo del mundo para aprender, pero lo que se aprende antes nos faculta para poder trabajar en aspectos avanzados más adelante.

A veces vienen a entrenar porteros en etapa infantil o cadete que no tienen asumidos conceptos que se han de asimilar en etapas de fútbol 8, por tanto es un atraso pues es urgente corregir esto. Por ello la importancia no es solo la preparación, sino de una BUENA preparación.

Porque como todas las cosas, las hay buenas, regulares y malas. La formación de porteros no es ajena a esta circunstancia.

El “servicio” del entrenamiento específico del portero siempre ha gozado de mucha libertad por no tener un contrapunto o alguien que lo supervise desde fuera con conocimiento específico.

Desde la mayoría de las coordinaciones de los clubes, no se sabe realmente si el trabajo está siendo adecuado o no, fundamentalmente por el desconocimiento de la materia y también en algunos casos por cierto desinterés y así, sucede que al final, solo se busca que el servicio se “cumpla”.

Sería conveniente que nos preguntásemos… ¿Es adecuado el trabajo que están haciendo los porteros? ¿Por qué? ¿Qué me hace pensar que es el adecuado?

No quiero decir con esto, que haya que ser siempre escépticos o desconfiados, pero creo que considerar cualquier servicio de entrenamiento de porteros como bueno o el adecuado desde el desconocimiento, es como si yo digo que una piedra es preciosa solo porque es brillante.  

Si en esa etapa el niño o niña no es estimulado de forma adecuada puede suponer un lastre, muchos están lejísimos de poder alcanzar su potencial debido a orientaciones muy deficientes en su formación.

Por ello, la formación es importante, pero insisto, no cualquier cosa. De ser buena a ser deficiente va a condicionar gran parte de su posterior desarrollo.

Obviamente hay otros clubes que manifiestan que es importante y actúan, y brindan recursos a que el entrenamiento de sus porteros estén bien supervisados y sí, aumentando su inversión. Son coherentes. No todo está perdido, pero a día de hoy la oferta es muy muy mejorable en muchísimos casos.  

¿Cuáles consideras que son pautas principales para un buen entrenamiento?

Podría enumerar bastantes, en estas cuestiones siempre se te pasa algún punto, pero fundamentales, entre otras:

  • Buena organización de la tarea y adecuación al nivel del grupo.
  • Emplear un material adecuado y seguro.
  • Que vengan con uniformidad adecuada.
  • Que los grupos de trabajo sean homogéneos y con necesidades similares.
  • (Edad biológica mejor que edad cronológica)
  • Equilibrio en los grupos (a poder ser no más de 5 porteros) para la adecuación a las necesidades de los grupos
  • Que el tiempo de la sesión sea lo más efectivo posible. Que no se pierda tiempo básicamente.

Me parece fraudulento organizar grupos de trabajo numerosos que superan los 5 porteros/as para un solo entrenador.

A veces los clubes se escudan en decir que no hay espacio o que no alternativas para hacer los grupos, a esto me refiero cuando no hay voluntad o no se quieren buscar soluciones, pero siempre las hay, estoy seguro.

Me parece una fantasía de “vender” que los porteros reciben lo que necesitan en esos grupos tan numerosos, donde ni se corrige apenas o nada, el volumen es muy poco y los grupos suelen ser desiguales en cuanto a necesidades. 

A mi entender, es muy negativo masificar los grupos, y muchos entrenadores son cómplices de esta barbarie aceptando esa propuesta que es deshonesta y choca a mi juicio, con una buena formación, algunos dicen  – “peor es nada”, pero a veces viendo alguno de estos entrenamientos creo que nada es incluso mejor, en muchos casos desaprenden y adquieren hábitos técnicos que no son corregidos debido a la circunstancia del grupo o por la propuesta en sí del formador, otras veces directamente ves comprometida su integridad física con ejercicios y tareas que son potencialmente lesivos o contraindicados.

 Considero que si entrenasen capacidades coordinativas o físico condicionales como la fuerza les sería mucho más útil en su desarrollo, al menos aprenderían a controlar su cuerpo de forma más eficiente.

Digo esto porque una mala formación tiene efectos sobre la técnica que son difíciles de revertir, luego encuentro niños en etapa infantil que no tienen fundamentos motores que debían tener, del aspecto técnico mejor ni lo menciono.

Y es que insisto, con hacer algo no es suficiente, si no se hace bien, mejor que no se haga porque el impacto es tremendamente negativo, es como si me enseñan a tocar el piano con los nudillos, haré sonidos, pero realmente no se tocar el piano, por mucho que cuando toque las teclas, suene.

¿Respecto a la capacidad del formador, que opinión te merece respecto al pasado?

Hay muchas plataformas que ofrecen formación, obviamente esto es positivo. No obstante, haber completado el curso formativo no te da la capacidad de forma automática. En muchos (que no todos) de estos cursos hay un ligero peso teórico y muy poco práctico.

Hay una cantidad de información (que no siempre es útil o idónea) que debe ser asimilada y darle aplicación práctica, para saber cómo se ajusta a uno o a las circunstancias, de lo contrario solo es información.  

La capacidad te la da otras cuestiones que me gustaría exponer en otra ocasión, pues es algo complejo y extenso.

¿Cuál es la figura del portero dentro del juego?:

No podemos reducir o simplificar la figura del portero tan solo como aquel que tiene que evitar el gol, eso es muy pobre, el portero es una especie de regulador del equipo, interviene en multitud de situaciones con y sin balón, tiene un impacto multidimensional y consideraría, entre otras, las siguientes:

  • El estilo de juego.
  • La organización defensiva y ofensiva mediante la comunicación y su disposición en el terreno de juego.
  • A nivel defensivo (por razones obvias) y ofensivo en cuanto a los apoyos permanentes, continuidad en el juego, pases de todo tipo…
  • Organizador de las acciones a balón parado en fase defensiva.
  • A nivel mental el sostén y equilibrio del equipo. 

Últimamente has llevado a cabo eventos para porteros, ¿qué tal la experiencia?

Lo he vivido con aspectos positivos y otros no tanto. Desde luego lo mejor ha sido la convivencia entre ellos, especialmente la batalla de porter@s que pude organizar en Benidorm con el Ayto.  Benidorm, fue excepcional, no solo por el hecho de reunir 89 porteros, sino por la comunión entre todos y todas y la igualdad en cuanto a nivel de los grupos.

Actualmente están desarrollándose eventos para porteros, batallas, competiciones entre sí, concursos, lo cual, está muy bien mientras el componente lúdico predomine. Pero vengo observando que se ha desvirtuado.

Yo siempre entendí el evento como algo lúdico y festivo, pero bastantes lo han tomado como un escaparate para proyectarse o para enaltecer su ego, pero lo cierto es que un una batalla por ejemplo no gana el mejor portero, obviamente hay cualidades que te ayudan a ganarla y eso es algo positivo, pero ser portero no es solo golpear balones y parar.

 Más allá de la cuestión de lo lúdico y lo festivo, tomar una batalla como referencia de nivel es grosero , más cuando no compites a veces contra participantes de tu mismo año o el grupo está muy desequilibrado, algunos ganan en grupos que apenas ofrecen resistencia, no hay igualdad.

La clave radica en la igualdad y nivel del grupo, de lo contrario al final acaba siendo muy deslucido y carente de valor real para el que gana, por mucho que haya después trofeo y parafernalias, no deja de ser una verdad a medias o media mentira.

La idea es que sea lo más igualado posible, divertirse y convivir, y no orientarlo todo a clasificación, trofeo, campeón, etc. Obviamente tiene que haber alguien que gane, pero el espíritu entiendo que ha de ser festivo, y no tan hiper competitivo.

He visto niños romper a llorar tras perder una batalla o traumatizados, es lamentable, pero la culpa no es tanto de ellos, y bastante del entorno o del evento en sí. Cuando te empeñas en darle relevancia y revestir un evento que en esencia es lúdico en ultra competitivo suceden estas cosas. 

No hay que olvidar que al final se pide una cuota de inscripción por desarrollar un juego que de toda la vida se ha jugado en la calle que era un “portero contra portero”, ya que esto se desvirtúa, al menos que se mantenga el espíritu que toda la vida ha tenido, de la diversión por encima de la competición.

Sigue a Ángel en sus redes sociales:

Instagram: @angelgoalkeeping

Facebook: Ángel López – Entrenador de porteros

Comparte!

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.